¿QUE ESTAS BUSCANDO?

Cargando...

martes, 26 de mayo de 2015

Palabras de aliento

Palabras de ánimo para gente cansada

Isaías 58:11 - Jehová te pastoreará siempre, y en las sequías saciará tu alma, y dará vigor a tus huesos; y serás como huerto de riego, y como manantial de aguas, cuyas aguas nunca faltan.
Isaías 41:10 - No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.
Jeremías 31:3 - Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia.
¿Cuantos pueden decir esto en tiempos difíciles?
Job 1:21 - y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito.
Salmos 27:10 - Aunque mi padre y mi madre me dejaran, Con todo, Jehová me recogerá.
Isaías 43:1 - Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo, oh Jacob, y Formador tuyo, oh Israel: No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú. 2 Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti.
Salmos 91:15 - Me invocará, y yo le responderé; Con él estaré yo en la angustia; Lo libraré y le glorificaré.
Tiempo de recibir promesas:
Salmos 37:25 - Joven fui, y he envejecido, Y no he visto justo desamparado, Ni su descendencia que mendigue pan.
El tiempo de las vacas flacas se va y viene tiempo de restauración de restitución:
Joel 2:23-25 - 23 Vosotros también, hijos de Sion, alegraos y gozaos en Jehová vuestro Dios; porque os ha dado la primera lluvia a su tiempo, y hará descender sobre vosotros lluvia temprana y tardía como al principio. 24 Las eras se llenarán de trigo, y los lagares rebosarán de vino y aceite. 25 Y os restituiré los años que comió la oruga, el saltón, el revoltón y la langosta, mi gran ejército que envié contra vosotros.
Salmos 27:1 - Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?
Proverbios 18:10 - Torre fuerte es el nombre de Jehová; A él correrá el justo, y será levantado.
Salmos 27:3 - Aunque un ejército acampe contra mí, No temerá mi corazón; Aunque contra mí se levante guerra, Yo estaré confiado.
Pablo lo dijo:
Filipenses 4:13 - Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.
Filipenses 1:21 - Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.
¿Puede alguien decir no me rendiré?
Éxodo 14:14 - Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos.
Salmos 46:10-11 - Estad quietos, y conoced que yo soy Dios; Seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra. Jehová de los ejércitos está con nosotros; Nuestro refugio es el Dios de Jacob. Selah  

lunes, 12 de enero de 2015

EL PODER DE LA ALABANZA

Estimado lector, el propósito de estas palabras es ayudarte, con la guía del Espíritu Santo, a que puedas comprender y vivir en el poder de la alabanza de Dios.La alabanza ha sido por generaciones una de las experiencias más maravillosas a través de la cual los creyentes de todas las generaciones, y los ángeles de los cielos también, han podido expresarle a Dios cuanto le aman y le exaltan. Toda la historia de la Biblia contiene episodios preciosos de alabanza y exaltación al Dios Todopoderoso; por ejemplo, Miriam y Moisés alabaron a Dios cuando Él abrió el Mar Rojo delante de ellos para librarlos de los egipcios:
"Cantaré yo a Jehová, porque se ha magnificado grandemente; Ha echado en el mar al caballo y al jinete. Jehová es mi fortaleza y mi cántico, Y ha sido mi salvación. Este es mi Dios, y lo alabaré; Dios de mi padre, y lo enalteceré.”(Éxodo 15:1-2)
Años después cuando Josué tomó Jericó “…el pueblo gritó, y los sacerdotes tocaron las bocinas; y aconteció que cuando el pueblo hubo oído el sonido de la bocina, gritó con gran vocerío, y el muro se derrumbó…” (Josué 6:20). También Ana, cuando recibió la respuesta a sus oraciones y quedó embarazada para que naciera Samuel después de haber sido estéril, entonó un precioso cántico de gratitud al Señor diciendo: “Mi corazón se regocija en Jehová, Mi poder se exalta en Jehová; Mi boca se ensanchó sobre mis enemigos. Por cuanto me alegré en tu salvación.” (1 Samuel 2:1). Otro ejemplo lo tenemos en David quien escribió en los salmos: “Pueblos todos, batid las manos; Aclamad a Dios con voz de júbilo. Porque Jehová el Altísimo es temible; Rey grande sobre toda la tierra”. (Salmo 47:1-2).
Quizá uno de los pasajes más hermosos e impactantes del Antiguo Testamento que nos revelan el poder extraordinario de la alabanza se encuentra en 2 Crónicas 5, cuando Salomón ordenó que el arca fuera trasladada al templo. Después de haber construido el templo por siete años y seis meses, quedó terminado en el año undécimo de Salomón (959 a.C.). La dedicación se llevó a cabo durante la fiesta de los tabernáculos para estrenar el Templo. Para un judío de la época, el templo de Jerusalén era muy importante por lo siguiente:
a) El templo era el centro del culto en donde se convocaba a los hombres a adorar al único Dios vivo y verdadero a través de las generaciones.
b) El templo era el símbolo de la presencia de Dios con su pueblo.
c) El templo era el símbolo del perdón y de la gracia y recordaba la gravedad del pecado junto con la disponibilidad de la misericordia.
d) El templo preparó al pueblo para el verdadero Cordero de Dios, Jesucristo que iba a quitar el pecado del mundo.
e) El templo era el lugar de oración y exaltación a Dios por excelencia. Durante esta dedicación del Templo, los levitas y sacerdotes se prepararon para alabar al Señor, avanzaron hacia la presencia de Dios con gran deseo de encontrarse con Él y esto produjo que la Gloria de Dios cayera sobre ellos en el templo.
11 Y cuando los sacerdotes salieron del santuario (porque todos los sacerdotes que se hallaron habían sido santificados, y no guardaban sus turnos; 12 y los levitas cantores, todos los de Asaf, los de Hemán y los de Jedutún, juntamente con sus hijos y sus hermanos, vestidos de lino fino, estaban con címbalos y salterios y arpas al oriente del altar; y con ellos ciento veinte sacerdotes que tocaban trompetas), 13 cuando sonaban, pues, las trompetas, y cantaban todos a una, para alabar y dar gracias a Jehová, y a medida que alzaban la voz con trompetas y címbalos y otros instrumentos de música, y alababan a Jehová, diciendo: Porque Él es bueno, porque su misericordia es para siempre; entonces la casa se llenó de una nube, la casa de Jehová. 14 Y no podían los sacerdotes estar allí para ministrar, por causa de la nube; porque la gloria de Jehová había llenado la casa de Dios.2 Crónicas 5:11-14 (Reina-Valera 1960)
Cuando leemos este pasaje podemos hacer algunas preguntas: ¿Puede cualquier persona alabar a Dios?, ¿Es necesario prepararse para alabar a Dios?, ¿Es la alabanza un evento puntual e instantáneo, o es un proceso gradual?, ¿Tiene la alabanza consecuencias en las vidas de quienes alaban a Dios o es solo una experiencia emocional?. Los principios que aprenderemos son fundamentales para accionar una alabanza eficaz. Estos principios son para quienes participan en el ministerio de alabanza en la congregación y también para quienes alaban al Señor en lo secreto todos los días. Tales principios consisten en 3 acciones: 1. Prepararse para la Alabanza, 2. Alabar a Dios, y 3. Recibir la Gloria de Dios, acciones que a continuación desarrollamos.
1.- Prepararse para la Alabanza (5:11-12). 11 Y cuando los sacerdotes salieron del santuario (porque todos los sacerdotes que se hallaron habían sido santificados, y no guardaban sus turnos; 12 y los levitas cantores, todos los de Asaf, los de Hemán y los de Jedutún, juntamente con sus hijos y sus hermanos, vestidos de lino fino, estaban con címbalos y salterios y arpas al oriente del altar; y con ellos ciento veinte sacerdotes que tocaban trompetas).Antes de poder alabar al Señor, los sacerdotes se prepararon en 3 áreas: en santificación, en unidad y en disciplina.
A) Santificación (5:11).La palabra santificación (heb qadash) significa: apartar, preparar, dedicar, consagrar. Dios santificó el séptimo día de la creación, Dios pidió a Moisés que santificara a los primogénitos, así fuera de hombres como de bestias, antes de presentar las ofrendas para la dedicación del Altar, Moisés santificó el tabernáculo:
1 Aconteció que cuando Moisés hubo acabado de levantar el tabernáculo, y lo hubo ungido y santificado, con todos sus utensilios, y asimismo ungido y santificado el altar y todos sus utensilios, 2 entonces los príncipes de Israel, los jefes de las casas de sus padres, los cuales eran los príncipes de las tribus, que estaban sobre los contados, ofrecieron.Números 7:1-2 (Reina-Valera 1960)
Antes de presentar sacrificio de alabanza al Señor, debemos asegurarnos de estar santificados, es decir, apartados, preparados, dedicados y consagrados a nuestro Dios. Santifica tu vida, santifica tu casa, santifica tu mente, santifica tu cuerpo para el Señor:
1 Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. 2 No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.Romanos 12:1-2 (Reina-Valera 1960)
Enseñanza: Antes de alabar a Dios, debemos vivir vidas santificadas a Él. No te contamines con las cosas que están en el mundo. Los deseos de la carne, los deseos de los ojos, la vanagloria de la vida, no vale la pena. Muchos tendrán que arrancar de su vida algunos hábitos que no le agradan a Dios. Amistades, películas, lugares, libros, telenovelas, que no agradan a Dios, arráncalas de tu vida. Santifícate, entrégate, dedícate y conságrate a Dios. Sin santidad nadie verá a Dios. (Hebreos 12:14).
B) Unidad (5:11).En 2 Crónicas 5:11, según la Nueva Versión Internacional de la Biblia, dice: "Los sacerdotes se retiraron del Lugar Santo. Todos los sacerdotes allí presentes, sin distinción de clases, se habían santificado". Esta distinción de clases tenía que ver con los turnos en los cuales ellos estaban distribuidos para servir en el templo 24 horas todos los días del año. En aquella ocasión no hubo distinción entre ellos. Todos estaban unidos, no importaba la tribu de donde provinieran, ni su función en el templo. Estaban todos unidos con el mismo propósito: alabar al Señor.
En este tiempo de gracia, todos los creyentes en Cristo hemos sido hechos Reyes y Sacerdotes:
9 Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable.1 Pedro 2:9 (Reina-Valera 1960)
Desgraciadamente muchos de los siervos del Señor actualmente están divididos: los dividen las locaciones geográficas, los dividen las canciones, los dividen los gustos, los dividen los formatos, los divide el orgullo, los divide el rencor, los divide la murmuración y el chisme, etcétera. Si vamos a alabar al Señor debemos estar unidos; ese es el deseo de Jesús:
20 Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, 21 para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste.Juan 17:20-21 (Reina-Valera 1960)
Enseñanza: Antes de alabar a Dios, debemos permanecer en unidad. Cuando conozcas hermanos de otras congregaciones o cuando participes en la alabanza en otro grupo cristiano no te preguntes: ¿Qué nos divide?, sino: ¿Qué nos une?. Si tenemos una comunión sana entre hermanos, tendremos una comunión sana con Dios también. "Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas" (Mateo 7:12).
C) Disciplina y orden (5:12).Los levitas eran cantores, esto quiere decir que estaban capacitados en la disciplina del canto y en la ejecución de instrumentos. Un ejemplo de un cantor ideal, lo encontramos en la historia de cuando Saúl estaba siendo atormentado por un espíritu malo, pidió que se buscara a uno que tocara bien, Uno de los criados respondió: "He aquí yo he visto a un hijo de Isaí de Belén, que sabe tocar, y es valiente y vigoroso y hombre de guerra, prudente en sus palabras, y hermoso, y Jehová está con él" (1 Samuel 16:17-18; es decir se refería a David, que si bien no era un levita, estableció orden en la alabanza al Señor. Los levitas cantores, todos los de Asaf, los de Hemán y los de Jedutún estaban preparados juntamente con sus hijos y sus hermanos, toda la familia estaba preparada para la alabanza. Estaban vestidos de lino fino con címbalos y salterios y arpas al oriente del altar. No estaban solos, sino que los sacerdotes estaban con ellos, ciento veinte sacerdotes que tocaban trompetas.
Enseñanza: Los levitas estaban en el lugar correcto, con las vestiduras correctas, en el momento correcto con la preparación correcta y con las personas correctas antes de iniciar la alabanza. Esto nos habla de una estricta disciplina que agregaba valor al servicio de alabanza. De la misma manera debemos estar en el lugar correcto, en el momento correcto, con la preparación correcta y con las personas correctas antes de comenzar a alabar al Señor.
2.- Alabar a Dios (5:13).
13 cuando sonaban, pues, las trompetas, y cantaban todos a una, para alabar y dar gracias a Jehová, y a medida que alzaban la voz con trompetas y címbalos y otros instrumentos de música, y alababan a Jehová, diciendo: Porque él es bueno, porque su misericordia es para siempre; entonces la casa se llenó de una nube, la casa de Jehová.
Observe el condicional "cuando" y la respuesta al final del versículo "entonces"; entre el "cuando" y el "entonces" pasó algo maravilloso que hicieron los sacerdotes y levitas y que atrajo la presencia de Dios. Esto que ellos hicieron son condiciones necesarias para caminar en medio de la alabanza. Caminar nos da la idea de avanzar, de seguir, de ir hacia adelante. Así es la alabanza, es un camino, es un proceso, es acercarse poco a poco a la presencia de Dios. "Entrad por sus puertas con acción de gracias, por sus atrios con alabanza" (Salmo 100:4) Después de la palabra "cuando" aparecen 6 verbos que son acciones de alabanza a Dios:
A) Sonaban las trompetas. Los levitas comenzaban a ejecutar sus instrumentos musicales, los címbalos y salterios, las arpas y las trompetas, comenzaban en armonía a levantar un sonido que rompía las atmósferas de la tierra y de forma sobrenatural irrumpían en los cielos hasta alcanzar el mismo trono de Dios. Poco a poco se llegaba a la presencia de Dios hasta que Él respondía.
B) Cantaban todos a una. El canto es un milagro de Dios, es usar nuestras propias voces para alabar a nuestro Dios a una voz, en un mismo sentir. Nuestra voz expresa quienes somos, que creemos, quien es nuestro Dios. Nuestra voz es única y particular. María, cuando Dios pasó al pueblo de Israel por el Mar Rojo, cantó: "Ha echado en el mar al caballo y al jinete" (Éxodo 15:1). Dios nos ha dado a cada uno tesitura, sopranos, altos, tenores, bajos, nos ha dado timbre y nos ha dado fuerza de voz. "Cantaré a Jehová, Porque me ha hecho bien" (Salmo 13:6). El canto fue diseñado para alabar a Dios, le pertenece a Dios y a sus hijos. Todos los cantos que no le exalten y no le glorifiquen a Él y lo que Él produce, son cantos pasajeros.
11 Has cambiado mi lamento en baile; Desataste mi cilicio, y me ceñiste de alegría. 12 Por tanto, a ti cantaré, gloria mía, y no estaré callado. Jehová Dios mío, te alabaré para siempre.Salmos 30:11-12 (Reina-Valera 1960)
C) Alababan a Dios. La palabra que se traduce "alababan" es la palabra hebrea Hallal y su significado es jactarse, celebrar, regocijarse, gloriarse en algo. Por lo tanto, la alabanza que sale del corazón debe presumir, celebrar, regocijarse y gloriarse en su Dios. Es una nota de celebración, un jactarse en el Señor. En el fútbol, cuando un equipo mete gol, la gente, grita, celebra, se regocija y presume su equipo, le está alabando. Los creyentes debemos celebrar, jactarnos, regocijarnos y presumir a nuestro Dios. Esto es verdadera alabanza. Alaba a tu Dios sin importarte si alguien te critica, así lo hizo David: 
14 Y David danzaba con toda su fuerza delante de Jehová; y estaba David vestido con un efod de lino. 15 Así David y toda la casa de Israel conducían el arca de Jehová con júbilo y sonido de trompeta. 16 Cuando el arca de Jehová llegó a la ciudad de David, aconteció que Mical hija de Saúl miró desde una ventana, y vio al rey David que saltaba y danzaba delante de Jehová; y le menospreció en su corazón.2 Samuel 6:14-16 (Reina-Valera 1960)
D) Daban gracias a Dios. Cuando Jesús sanó a diez leprosos, solo uno regresó y se postró delante de Él para agradecerle, Jesús le dijo: "Levántate, tu fe te ha salvado" (Lucas 17:11-19). Alabar a Dios es vivir una vida de constante agradecimiento.
18 No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu, 19 hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones; 20 dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.Efesios 5:20 (Reina-Valera 1960)
E) Alzaban la voz (gradualmente). La Biblia dice "a medida que alzaban la voz con trompetas y címbalos y otros instrumentos de música, y alababan a Jehová" (2 Crónicas 5:13). Poco a poco, gradualmente algo iba ocurriendo. Los músicos y los cantantes. Los levitas y sacerdotes. Los ancianos y los niños iban avanzando, caminando hacia la presencia de Dios. Así como los sacerdotes debían pasar primero por el lavacro y la fuente, después por el lugar santo y al final entrar al lugar santísimo, la alabanza iba abriendo los cielos, penetraba las capas de oscuridad más profundas y llegaba en un momento a la misma presencia del trono de Dios. Alabar a Dios es levantar la voz en adoración y canto a Él.
1 En el año que murió el rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo. 2 Por encima de Él había serafines; cada uno tenía seis alas; con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies, y con dos volaban. 3 Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria. 4 Y los quiciales de las puertas se estremecieron con la voz del que clamaba, y la casa se llenó de humo. 5 Entonces dije: !Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos.Isaías 6:1-5 (Reina-Valera 1960)
F) Declaraban la Palabra de Dios. "Alababan a Jehová, diciendo: Porque Él es bueno, porque su misericordia es para siempre". De alguna manera estas declaraciones de la bondad y misericordia eternas del Señor llamaron su atención. Dios volteó hacia el Templo de Jerusalén, llamaron su atención y decidió habitar en medio de la alabanza de su pueblo. "Pero tú eres santo, Tú que habitas entre las alabanzas de Israel" (Salmo 22:3). Cuando declaramos la bondad de Dios, su misericordia, sus obras, su poder, su majestad, su santidad en voz alta y a los aires, algo sucede en el ambiente espiritual:
1 Alabad a Jehová, porque él es bueno, Porque para siempre es su misericordia. 2 Alabad al Dios de los dioses, Porque para siempre es su misericordia.3 Alabad al Señor de los señores, Porque para siempre es su misericordia.4 Al único que hace grandes maravillas, Porque para siempre es su misericordia.5 Al que hizo los cielos con entendimiento, Porque para siempre es su misericordia.6 Al que extendió la tierra sobre las aguas, Porque para siempre es su misericordia.7 Al que hizo las grandes lumbreras, Porque para siempre es su misericordia.8 El sol para que señorease en el día, Porque para siempre es su misericordia.9 La luna y las estrellas para que señoreasen en la noche, Porque para siempre es su misericordia.Salmos 136:1-9 (Reina-Valera 1960)
3.- Recibir la Gloria de Dios (5:14).
“…entonces la casa se llenó de una nube, la casa de Jehová. 14 Y no podían los sacerdotes estar allí para ministrar, por causa de la nube; porque la gloria de Jehová había llenado la casa de Dios.”De pronto la casa de Jehová se llenó de una nube. ¿Qué era esa nube?, ¿Qué significaba esa nube?. Esa nube era la Presencia de Dios, la Gloria del Señor había caído en el Templo de Jerusalén. La nube producía dos cosas en la vida de los adoradores: 1. Los saturaba con la presencia de Dios, y 2. Les daba dirección en sus vidas.
34 Entonces una nube cubrió el tabernáculo de reunión, y la gloria de Jehová llenó el tabernáculo. 35 Y no podía Moisés entrar en el tabernáculo de reunión, porque la nube estaba sobre él, y la gloria de Jehová lo llenaba. 36 Y cuando la nube se alzaba del tabernáculo, los hijos de Israel se movían en todas sus jornadas; 37 pero si la nube no se alzaba, no se movían hasta el día en que ella se alzaba. 38 Porque la nube de Jehová estaba de día sobre el tabernáculo, y el fuego estaba de noche sobre él, a vista de toda la casa de Israel, en todas sus jornadas.Éxodo 40:34-38 (Reina-Valera 1960)
Los sacerdotes no pudieron terminar el servicio. La versión King James dice: “Entonces los sacerdotes no pudieron permanecer de pie para ministrar por causa de la nube, porque la gloria del Señor había llenado la casa de Dios.”
La gloria de Dios (del original hebreo kabowd) se refiere a la abundancia, a las riquezas, al honor, al esplendor, a la reverencia, a la presencia y al peso de Dios.
  • Cuando la gloria de Dios penetra el templo, los demonios huyen.
  • Cuando la gloria de Dios penetra el templo, los enfermos son curados.
  • Cuando la gloria de Dios penetra el templo, los cautivos son liberados.
  • Cuando la gloria de Dios penetra el templo, los perdidos son salvados.
3 Voz que clama en el desierto: Preparad camino a Jehová; enderezad calzada en la soledad a nuestro Dios. 4 Todo valle sea alzado, y bájese todo monte y collado; y lo torcido se enderece, y lo áspero se allane.5 Y se manifestará la gloria de Jehová, y toda carne juntamente la verá; porque la boca de Jehová ha hablado.Isaías 40:3-5 (Reina-Valera 1960)
Conclusión:Para desarrollar una vida efectiva de alabanza es importante en primer lugar prepararse para la alabanza. Dios demanda santidad, unidad, disciplina y orden en la vida de sus hijos. En segundo lugar debemos alabar a Dios sonando trompetas, cantando a una sola voz, dándole gracias, y declarando la Palabra de Dios. Como resultado, la Gloria de Dios cae sobre nuestras vidas para sanarnos, para liberarnos, para guiar nuestras vidas.
Así que estimado lector, ¡levántese y gócese!, alabando al Señor Dios Todopoderoso!, porque Él es digno de recibir, toda la gloria y toda la alabanza!. Amén!
Por: Pastor César González

MUSICA