lunes, 14 de julio de 2014

VERDADERA ADORACION


Génesis 22:5 “…Y YO Y EL MUCHACHO IREMOS Y ADORAREMOS Y VOLVEREMOS”.


Este pasaje nos muestra la esencia de la adoración, la obediencia.

Abraham sabía que estaba obedeciendo a Dios y a eso era a lo que se refería cuando dijo: ADORAREMOS. Debemos tener claro que una cosa es la adoración y otra cosa son las manifestaciones de la adoración como el canto, la danza y otras. EL PRINCIPIO DE LA PRIMERA MENCIÓN se refiere a que la primera vez que algo se nombra en la Biblia muestra el propósito inicial y su desarrollo a través de toda la Escritura. En este caso la primera mención de la palabra adoración está en génesis 22:5 y su énfasis está en la obediencia.

SIN OBEDIENCIA NO HAY VERDADERA ADORACIÓN

Cuando Dios demanda de Abraham el sacrificio de su hijo, estaba probando su corazón. La verdadera adoración es una prueba de Dios para sus hijos. Por eso en la adoración Dios no mira las manifestaciones sino el corazón. Es posible cantar sin obedecer “Este pueblo de labios me honra, pero su corazón está lejos de Mí”. Mateo 15:8, pero no es posible dar verdadera adoración sin obedecer, lo que produce en nosotros un canto para Dios. La adoración siempre implica una respuesta de corazón a lo que Dios me dice.


La adoración está ligada a una obediencia real, constante, permanente para satisfacer el corazón de Dios, como hizo Abraham, obedeciendo inmediatamente y sin vacilar siendo probada su obediencia en los tres días de camino.

Otra característica de la adoración es dar lo mejor que Dios nos ha dado. Toda bendición debe ser devuelta a Dios en un acto consciente y deliberado de adoración para que Él pueda transformarla en bendición a otros, de lo contrario lo que acumulamos para nosotros tarde o temprano se volverá podredumbre espiritual. El hombre fue creado con la capacidad natural de adorar, pero se dañó cuando el hombre desobedeció. La desobediencia implica no darle a Dios el lugar que se merece en nuestra vida.

Por eso es que somos transformados en la medida en que adoramos, porque la obediencia crea en nosotros carácter. Toda adoración implica un reconocimiento de la autoridad de Dios como Rey y una proclamación de Su majestad.

Apocalipsis 4.2 La verdadera adoración es un reconocimiento del que está sentado en el trono.

Apocalipsis 19 en el mundo, cunado los súbditos van delante del rey se postran y le besan el anillo queriendo decir: Tú eres mayor que yo, reconozco tu autoridad.

Salmo 47:7 Debemos saber cómo manifestamos adoración expresando en nuestros cantos los que Él es, cantando con entendimiento e inteligencia, exaltando Su naturaleza, carácter, santidad y señorío, centrados en Él y no en nosotros PORQUE EL ES EL REY DE TODA LA TIERRA. Estamos llamados a obedecer y al hacerlo reconocemos la grandeza de Su presencia.

SHABACH: dirigir en un tono alto o ruidoso, alabanza, triunfo, gloria Alabad (halal) al SEÑOR, naciones todas; alabadle (shabach), pueblos todos. SALMOS 117:1 (Biblia de las Américas) ¡Cuán bienaventurado es el pueblo que sabe lo que es la voz de júbilo! Andan, SEÑOR, a la luz de tu rostro. SALMO 89:15 (Biblia de las Américas)

HALAL: ser claro, resplandecer, hacer un show, ser clamorosamente disparatado (loco, tonto), celebrar, lucir ridículo, dar en matrimonio

TEHILLAH: dar cantos de alabanza, cantar himnos Y en el momento en que comenzaron las aclamaciones y las alabanzas, Yahvé puso emboscadas contra los ammonitas y moabitas y los del monte Seír, que habían venido contra Judá, y fueron derrotados. II CRÓNICAS 20:22 (Biblia de Jerusalén)

1.2. LA ADORACIÓN: ¿QUÉ ES?

• Cuando hablamos de Adoración no nos referimos a una cierta clase de melodía musical, ni a un estilo de canto particular, ni a un cierto momento muy quieto y preparado previamente; nos referimos al nivel de profundidad en el que tenemos un encuentro con Dios.

• La Adoración es una ACTITUD; actitud es una posición interna que asumimos frente a lo que nos rodea; para nuestro caso, al hablar de Adoración como actitud, nos referimos a estar orientados hacia Dios de manera radical (cara a cara).

• La Adoración es una INTIMIDAD; hablamos de cercanía, cercanía que nos permite entrar en un nivel con Dios semejante al del esposo y la esposa; de esto habló Pablo cuando, al dar algunos principios para los esposos, se encontró con la revelación de que esa misma unidad de la que hablaba era la que podía experimentarse entre Cristo y Su Iglesia.

• La Adoración es una EXPERIENCIA; hablamos de los tiempos o momentos que dedicamos seriamente a adorar a Dios; en esos momentos pueden suceder todo tipo de cosas y venir a nosotros todo tipo de experiencias con Dios; la experiencia personal con Dios es importante porque nos hace real a Dios, y porque es algo que nadie nos puede quitar o negar (recordemos al ciego sanado en Siloé en Juan 9)

• La Adoración es una DEMOSTRACIÓN; implica también actos de obediencia; es notable que cuando Abraham subió a sacrificar a su hijo describió tal acto como adoración (Génesis 22:5); en el ambiente de adoración es posible renunciar aún a lo más querido, en ese ambiente es posible lo imposible, y es allí donde Dios nos da LO SUYO al entregar nosotros LO NUESTRO

• La Adoración es una DIMENSIÓN; al entrar al lugar de adoración somos trasladados a otra dimensión; como seres humanos comunes vivimos en las dimensiones de tiempo y espacio, pero en ese lugar que llamamos adoración las dimensiones cambian, la ataduras de tiempo y espacio pueden ser rotas, las cosas se ven desde la perspectiva del Eterno, por tanto se ven desde la eternidad, otra dimensión.

MUSICA