¿QUE ESTAS BUSCANDO?

Cargando...

sábado, 22 de noviembre de 2014

venta de instrumentos de danza

solo por hoy

cualquiera de los instrumentos para danza tienen un costo de 40 dolares

ESCRIBENOS A CHEFANA09@GMAIL.COM

viernes, 5 de septiembre de 2014

La voz de Dios



“Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen” (Juan 10:27).

Quienes verdaderamente conocen a Dios han aprendido a reconocer Su voz por encima de todas las demás. Él quiere que tú estés absolutamente convencido de que Él desea hablarte y decirte cosas que nunca has visto u oído antes.





Creo que se requieren tres cosas de aquellos que desean escuchar la voz de Dios: 

Una confianza inquebrantable en que Dios quiere hablarte. Debes estar plenamente persuadido y convencido de ello.
 De hecho, ¡Él es un Dios que habla! Él quiere que tú conozcas Su voz para que puedas hacer Su voluntad. 
Lo que Dios te dice, nunca irá más allá de los límites de la Escritura. 
Tiempo de calidad y de silencio. Debes estar dispuesto a pasar tiempo a solas con Dios y a callar cualquier otra voz que no sea la de Él.

 Es cierto que Dios nos habla todo el día, pero cada vez que Dios ha querido hacer algo en mi vida, su voz se ha hecho presente cuando me he encerrado con Él y he dejado afuera otras voces, con excepción de la suya. Pedir con fe. No obtenemos nada de Dios (incluyendo oír Su voz) a menos que realmente creamos que Él es capaz de expresarnos Sus pensamientos ¡y de darnos la habilidad para comprender Su perfecta voluntad! ¡Dios no bromea! Él no permitirá que el diablo te engañe. Cuando Dios habla, su paz se manifiesta ¡y Satanás no puede contrarrestar dicha paz!



“Mas el que entra por la puerta, el pastor de las ovejas es. A éste abre el portero, y las ovejas oyen su voz; y a sus ovejas llama por nombre, y las saca. Y cuando ha sacado fuera todas las propias, va delante de ellas; y las ovejas le siguen, porque conocen su voz. Mas al extraño no seguirán, sino huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños” (Juan 10:2-5).

MUSICA