La alabanza a Dios produce bendición




Los beneficios que producen la alabanza y la adoración son los siguientes:



A) Atraen la presencia de Dios.

Podemos encontrar en Salmos 100:1-2 donde nos dice que debemos venir ante

su presencia con regocijo. También podemos encontrar esos beneficios en 2da Cron 20.

Hechos 16:25-26, Salmos 22:3 y 2da Cron 5:13-14


B) Ayudan al pueblo a subir al monte de Sion (Monte de Alabanza)


En el antiguo testamento el Señor habita en las alturas (Monte Sinai, Monte de Sion, etc)

los lugares altos eran lugares de adoración. El pueblo subia a estas alturas para encontrase

con Dios. (Is 33:5; Salmos 76:2) Aunque ya en el nuevo pacto, entramos a la presencia de Dios por medio de Jesucristo; y la alabanza al padre a través de Jesús nos lleva a su misma presencia.

- Isaias 35:10, 51:11. Sion esta rodeada de jubilo, acciones de gracias y alegría..

- Jeremías 31: 6,7,12. 50:4-5

- Salmos 65:1


C) Ayudan a proveerle un trono al Señor para que domine y gobierne.

Cuando ofrecemos alabanza y adoración, estamos reconociendo su señorío y su derecho de gobernar sobre nosotros. Estamos humillandonos delante de Dios.


D) Liberan el manto profético


- 2da Reyes 3:15. el tañedor (uno que toca un instrumento) libero el espíritu profético.

- Cuando la presencia del Señor inunda la atmósfera, hay momentos donde se desata el don de profesia y todos pueden profetizar. (en su orden)


E) Libera la unción que rompe ataduras


- Isaias 10:27


F) Libera los dones del Espíritu


- 1cor. 12;7-10


G) Ayudan a limpiarnos y prepararnos para encontrarnos con Dios.


- Oseas 6:36 “vendrá a nosotros como lluvia” la lluvia de su presencia trae limpieza y conversión.

- Hechos 3:19

H) Nos hacen estar consciente de quien es Dios

- Salmos 76:1 ¨Dios es conocido en Judah¨ (Judah significa alabanza)


Danza como sacerdocio santo

La danza es una acción de mi voluntad, expresando mi espíritu por medio de mi cuerpo con todas mis fuerzas. La alabanza y la adoración son expresiones de mi espíritu que libremente se manifiestan por un cuerpo que es para dar culto al Señor. Al danzar delante del Señor, uno debe entrar en la misma reverencia con que uno levanta las manos o las bate en la alabanza para Dios. Fuera de Dios la danza es ejercicio, pero si se hace por creyente redimidos, es un acto de adoración.

La danza espiritual no es simplemente un asunto de expresión espiritual; sino también es una función del cuerpo. Es decir, cuando el Espíritu se mueve sobre la congregación con gozo y regocijo, el orden mas alto de Dios es que todo el cuerpo participe en esta expresión de adoración.

La danza no es una actividad extra curricular, es una responsabilidad espiritual. Dios específicamente llama y asigna a cada uno de nosotros, Dios es el que llama a cada Danzor.