Calentamiento de ballet

Un calentamiento apropiado en ballet es esencial para preparar el cuerpo para el ejercicio posterior. Un buen calentamiento estira los músculos de quien baila para proporcionar un rango de movimiento mayor en las articulaciones. Ebailarín que calienta bien puede reducir las posibilidades de sufrir daños y mejorar el rendimiento.



Instrucciones


1
Encuentra una buena localización para calentar. Una superficie dura, preferiblemente de madera, permite que los pies se deslicen fácilmente. 


2
Elige un atuendo apropiado que te permita moverte con libertad y comodidad. Elige zapatillas de ballet de cuero o de loneta. Ponte calentadores si la habitación está fría.
 
3
Calienta suavemente antes de comenzar a estirar. Haz un minuto de marcha estática, algunos saltos o vueltas a la habitación para incrementar el riego sanguíneo de los músculos.
 
4
Estira los pies. Siéntate en el suelo. Apunta con los dedos de tu pie derecho hacia arriba. Repite 20 veces. Haz lo mismo con el izquierdo.

 
5
Fortalece tus tobillos. Mientras permaneces sentado, rota cada uno entre 10 y 20 veces, dependiendo de tu nivel de fortaleza. Levántate. Ponte de puntillas y baja 20 veces.
6
Estira los músculos de tus pantorrillas y tu tendón de Aquiles. Cruza una pierna sobre la otra. Dobla la rodilla de atrás y presiona en la parte frontal de tu pantorrilla. Mantén esta posición durante 20 segundos. Invierte la posición y estira la otra pierna. Repite varias veces.

7
Estira los brazos sobre tu cabeza, juntando las manos. Dobla la cintura mientras estiras los brazos y bajas al suelo. Coloca las palmas hacia abajo frente a ti. Camina con las manos un poco hacia adelante. Mantén esta posición durante 20 segundos.

8
Mantén tus brazos rectos a los lados. Júntalos sobre tu cabeza. Estira los brazos a un lado y mantén 20 segundos. Cambia de lado y repite. Haz este estiramiento varias veces.
Consejos y advertencias


Estira inmediatamente después de calentar. Empieza a practicar inmediatamente después de estirar. Haz descansos de menos de dos minutos para mantener los músculos calientes durante todo el entrenamiento.


Mantener durante 20 segundos es sólo una guía. Deberías hacerlo hasta que la tensión del grupo muscular desaparezca. La cantidad de tiempo que requiere varía según el individuo e incluso día a día.


Nunca fuerces a tu cuerpo a ir más allá de su capacidad. Estirar es una forma de entrenar tus músculos para incrementar la flexibilidad con el tiempo. El progreso es lento y firme con la práctica repetida.


Nunca hagas rebote al estirar.